¿Por qué debería adquirir un seguro de vida?

Planear por el bienestar de nuestros seres queridos una vez no estemos presentes es una de las mayores motivaciones a la hora de optar por un seguro de vida.

Pensar en esta situación nos genera mucha incertidumbre y preocupación, pero la mejor forma de manejar estos sentimientos es buscar una solución de bajo costo que nos brinde tranquilidad. Una póliza de vida es la mejor forma de hacerlo y para justificar esta afirmación te daremos razones de peso para tomar esta decisión.

 

¿Qué es un seguro de vida?

Un seguro de vida es una póliza que protege a quienes más queremos ante nuestra muerte o una situación que genere una incapacidad que nos impida mantener nuestra actividad profesional.

Esta póliza ofrece al asegurado la garantía de que, en caso de que se produzca su propio fallecimiento, se indemnizará con la cantidad económica determinada a sus familiares directos o a las personas que determinara como beneficiarios de la póliza.

Adquirir un seguro de vida es una decisión inteligente. Este puede ser un salvavidas para muchas familias que se ven sorprendidas por un suceso dramático. Sobre todo cuando la familia tiene una hipoteca, hay deudas que pagar o hijos que están creciendo y necesitarán el apoyo económico que aporta la indemnización por fallecimiento de la persona asegurada.

La preocupación por el futuro de la familia en el caso de que un día nos sorprendiera la muerte es compartida por muchas personas, sobre todo cuando la economía de ese hogar depende del fallecido. Y tener una póliza que garantice un capital asegurado suficiente, nos da tranquilidad. Cuando se es el principal soporte económico de la familia una póliza de vida garantiza a los seres queridos la posibilidad de sobrellevar un evento brindándoles apoyo y tranquilidad.

Existen varios tipos de seguros de vida dependiendo la necesidad y la capacidad de inversión de cada uno de los interesados, así como también existe la posibilidad de adquirirlos en moneda local o en moneda extranjera.

 

Razones para adquirir una póliza de vida

El motivo más importante para la contratación de un seguro de vida es el mantenimiento económico de la familia. Cuando fallece alguna de las personas que proporciona ingresos al hogar, resulta necesario compensar esa pérdida y la indemnización del Seguro de Vida puede ser un apoyo fundamental para superar esa situación.

Aunque, teniendo en cuenta la cantidad de casos y situaciones que pueden rodear esta decisión, así como las garantías y coberturas que se pueden incluir en este tipo de Seguros, existen otros buenos motivos para contratar un Seguro de Vida.

 

Proteger a la familia tras el fallecimiento

Ofrecer una indemnización por la muerte del asegurado es la cobertura básica de los Seguros de Vida. Estas pólizas tienen como principal finalidad  reducir el impacto económico que se produce entre las personas cercanas al asegurado, tras su muerte. Por eso, esta póliza es esencial en los hogares que dependen económicamente del asegurado.

Es el tomador de la póliza quien elige a los beneficiarios, que son las personas que, en caso de su fallecimiento, recibirán una indemnización o una renta, previamente establecida.

 

Como respaldo para cancelar una hipoteca

Un importante motivo para suscribir un seguro es la posibilidad de cancelar la hipoteca en caso de fallecimiento. Un préstamo hipotecario supone una parte importante de los ingresos de cualquier familia que aún esté pagando su casa. La muerte de uno de los miembros de la unidad familiar puede desestabilizar su economía y poner en peligro la propiedad de la vivienda.

Actualmente, 8 de cada 10 personas que son propietarios de una casa están pagando hipotecas. El Seguro de Vida puede cancelar el préstamo con el capital asegurado y liberar a la familia de obligaciones bancarias, asegurando así la propiedad de la casa familiar.

 

Cubrir el riesgo de invalidez

Una de las cosas a considerar a la hora de adquirir un Seguro de Vida es incluir la cobertura de invalidez entre sus garantías. Sufrir una incapacidad total o permanente puede cambiarle la vida a cualquiera. 

Sin posibilidad de trabajar y, en ocasiones, obligado a soportar costosos tratamientos y gastos, la invalidez puede generar situaciones económicas difíciles en la familia. Ante esta perspectiva, un buen Seguro de Vida puede ofrecer alternativas como el adelanto del capital asegurado para hacer frente a estos gastos. 

 

Cobertura por enfermedades graves

La posibilidad de sufrir una grave enfermedad que altere nuestra vida y la de nuestra familia es otro motivo para asegurarnos. Se puede incluir una cobertura que cubra situaciones en las que una dolencia grave nos impide desarrollar nuestro trabajo.

Esta indemnización del Seguro permite mantener cierta calidad de vida y asumir los costes que implique esta nueva situación.

 

Cubrir los gastos más urgentes tras el fallecimiento

La muerte no suele avisar y, cuando una persona nos deja, muchas de sus deudas afloran y es la familia la que tiene que afrontarlas. Hablamos de préstamos personales pendientes, cargos en cuenta o tarjetas de crédito o los gastos relacionados con el propio fallecimiento. Puede que esa persona no tenga un Seguro específico y, en medio del duelo, la familia se vea en la necesidad de afrontar un costoso sepelio.

Todos estos gastos urgentes pueden quedar cubiertos con un buen Seguro de Vida, incluso la cobertura de los gastos del entierro o incineración. En cualquier caso, el capital asegurado puede ayudar a afrontar todos estos gastos inesperados.

 

Asegurar el futuro de los hijos

El futuro de nuestros hijos nos preocupa y, de hecho, el ser padres suele llevar a mucha gente a plantearse la contratación de un Seguro. Y las pólizas de Vida ofrecen diversas soluciones para garantizar su independencia económica y mantener el nivel de estudios que sus padres han podido darles.

Por ejemplo, muchos Seguros de Vida pueden incluir en su condicionado una cláusula que garantice la continuidad de los estudios de los hijos del asegurado, en el caso de que éste fallezca. De este modo, los padres se aseguran de que los menores no tendrán que abandonar el centro en el que se están matriculados, por la imposibilidad de hacer frente a las cuotas.

En cualquier caso, la indemnización de los Seguros de Vida puede ser suficiente para sufragar los gastos de los hijos. Eso sí, es importante no equivocarse al calcular el capital que aseguramos en la póliza, para que llegue el dinero suficiente para estos y otros gastos. 

Por otro lado, hay Seguros de Vida con Ahorro que también permiten amortizar cantidades concretas de manera periódica para pagar los estudios universitarios de los hijos, aunque los padres vivan. En este sentido, un Seguro de Vida Ahorro es una herramienta interesante para reunir el capital necesario sin riesgos.

 

Tranquilidad y estabilidad

Aunque es probablemente el principal motivo para hacerse un Seguro de Vida. Tener la tranquilidad de que un Seguro garantiza en cierta medida la estabilidad económica de la familia o de nuestros seres más cercanos puede ser razón suficiente para interesarse por estas pólizas de Vida.

Suscribir un Seguro de Vida, ya sea como garantía ante el riesgo de fallecimiento o como producto de ahorro, da la tranquilidad contar con un capital asegurado, en el momento en que más falta puede hacer. Por eso, hacerse un seguro de vida es una decisión sensata que nos aporta estabilidad en el futuro.

 

Esperamos haber aclarado sus dudas acerca de los seguros de vida y motivarle a considerar una de estas pólizas.

No dude en contactarnos si tiene alguna duda o si le gustaría recibir más información.